lunes, 26 de enero de 2009

Carta Julieta Paredes

POR RESPETO Y POR CARIÑO

Hermanas con el permiso de todas ustedes y por respeto a nuestras
ancestras que lucharon contra el Patriarcado de nuestras culturas
originarias y el que llegaba con la violencia colonial, quiero
recordar junto a ustedes que el castellano es una lengua extraña,
colonial e impuesta, pero es la que usamos para comunicarnos.
Hermanas, la palabra autonomía fue la que nosotras como comunidad
Mujeres Creando encontramos que era sonora al significado de lo que
hacíamos como feministas aquí en Bolivia. Nadie fue nuestra profesora
ni nosotras discípulas de nadie, lo que no significa desconocer a las
feministas que nacieron antes que nosotras, pero que por la realidad
de nuestro país, conocíamos muy poco o nada. Teníamos una lucha que
hacer en nuestra realidad y pues inventamos nuestras explicaciones
teóricas, lo mismo que cada hermana en el continente.

En 1996, en el encuentro feminista de Chile descubrimos a otras
feministas que usaban la misma palabra para nombrar sus prácticas, y
se generó en nuestros cuerpos de lesbianas un deseo de entender que
era lo que hacíamos unas y otras. Nos unió con muchas, una posición de
rechazo a quienes se nombraban feministas pero, desde nuestro lugar de
lucha, considerábamos favorecían el reciclamiento del patriarcado
(neoliberal) para dolor, empobrecimiento y muerte de las mujeres y
hombres de nuestros pueblos.

Después entendimos que la palabra española-castellana AUTONOMIA tenía
prácticas políticas, sonoridades y entendimientos subjetivos
diferentes. Sabiendo estas realidades me parece al menos pretencioso,
querer ser fundadoras e inventoras de la palabra española castellana
AUTONOMÏA, y querer normar las prácticas políticas, es pues una
prepotencia.

La Autonomía, creo yo, es una construcción política social histórica
que tiene que ver con las luchas de las feministas autónomas y las
luchas de nuestros pueblos por la vida. Considero que justamente de
eso se trata el Encuentro revitalizador que estamos haciendo entre
todas. La profundidad de lo que discutamos y de lo que hagamos, está
en la radicalidad de nuestras utopías, aquellas que van a socavar y
terminar, desde las mismas raíces, con todas las opresiones, para
construir la vida que las feministas soñamos. La profundidad de las
discusiones, por lo tanto, no está dada por alguna mirada superior,
allá arriba, elegida o iluminada.

HERMANAS, EL CARIÑO ES PARA TODAS USTEDES, nosotras queremos construir
un movimiento y siempre que este intento aloque, alucine, conmueva y
mueva a hermanas feministas, unas conocidas, otras que esperamos
conocer, nosotras nos estaremos ahí y continuaremos luchando junto a
las hermanas de Latinoamérica ABYA YALA que quieran, y bueno, las que
no, no pues.

Estamos seguras que encontraremos el lugar donde nuestro encuentro de
autónomas se va a realizar, y muchas gracias a las hermanas mexicanas
que se están rajando el lomo para encontrarlo.

Este domingo nuestro pueblo irá a las urnas para decirle SI, al
nacimiento de nuestra Bolivia, que cuando quieran es también de todas
ustedes.

La esperanza es novia de la Libertad
y amante de la Utopía

Julieta Paredes
Comunidad Mujeres Creando Comunidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada